II Experience in the Philip C. Jessup Int’l Law Moot Court Competition

One year ago I was writing the first part of this post: see it here (Spanish version).

Today, I see myself recovering from one of the most wonderful moments of my academic life. Every time I think about what happened on Friday, and what we are going to do in the future, I feel this kind of comfortable sentiment that every tear dropped, every inhumane effort, every hour of lack of sleep have worth it. Everything for that moment in which we were sitting before the Court, and we take our hands waiting for the President to say the magical words… and suddenly, I saw myself surrounded by my team, crying like babies. 

If I learnt something from this (second) experience of Jessup is that LOVE ALWAYS WINSTiffany E-aRashmi DhariaGeorgia Beatty and Nin J. Jitwarawong thank you guys for being always there for each other; for being extremely supportive and patient, and for being lovely friends with the feet on the ground. I am so proud of all of you. After 5 challenging months meeting 7/7, you have already got my heart.

Thank you also to Sophie Schiettekatte, Felipe Silvestre and Charlotte S LH because, without you coaches, this would have been impossible! We learnt a lot from you, and you made us the better version of ourselves. You have dealt not only with your issues but also with ours; you have been there for us in the good and, most importantly, in the bad moments. You are inspiring humans and I admire you precisely for who you are and what are you doing.

I would like also to thank all that people that supported us since the very first time: primary to our families; they always believed in us and gave us breath to continue in the distance (I miss you so much, daddy, mommy and Andy); secondly to all the PhD Candidates, Professors and other academic staff that took their time to judge us during the training. We really appreciate it and we hope to have had fulfilled your expectations as students from Leiden Univ. It was an honour to have all your feedback.

Personally, I would never have imagined doing what I did on Friday, and I am truly impressed and grateful. Definitely, WE ARE A PINEAPPLE!

Now it’s time to start thinking about how a team of British, French, Indian, Thai, and Spanish people will represent HOLLAND in Washington (with all the respects to the Dutch people).

Mi experiencia en el Philip C. Jessup Moot Court Competition

Hace ya algunos meses que decidí presentarme para formar parte del equipo Jessup de la Universidad Autónoma de Madrid. No tenía todas conmigo, pero tras enviar el ensayo, rápidamente me llegó un correo confirmándome que iba a formar parte de una de las mejores experiencias que he vivido a lo largo de la carrera.

El Philip C. Jessup Moot Court Competition es una simulación de juicio ante la Corte Internacional de Justicia. En ella, dos equipos presentan dos oradores para defender cada una de las pretensiones de la parte demandante y demandada, respectivamente. En dicha competición se tratan cuestiones de relevancia y actualidad de Derecho Internacional Público. Este año, por ejemplo, el caso “The Sisters of the Sun” trataba temas como los acuíferos transnacionales, el Patrimonio de la Humanidad, los objetos culturales de los estados, y la posibilidad de pedir compensación por la acogida de refugiados.

No obstante, las Rondas Nacionales son sólo el final de un largo proceso que comenzó en septiembre, cuando el equipo tuvo que preparar los escritos de demanda y de contestación. Reconozco que al principio me sentí perdida, y aunque leía pilas de artículos y libros, me entró lo que comúnmente se denomina la fobia del folio en blanco. No obstante, con la ayuda de mis compañeros, algunos de los cuales ya estaban experimentados, empecé sin problema a escribir; aunque finalmente nuestro coach rehiciera prácticamente toda mi aportación, transformando el lenguaje en algo más del estilo “advocacy“. En este punto, me sentí muy mal, sentí que no estaba a la altura de mis compañeros, que no sumaba al equipo, sino todo lo contrario. Sentí que quizá no debía participar en las Rondas Orales porque eso de ser litigadora internacional “no era lo mío“.

Sin embargo, y una vez más gracias a mis compañeros, pude reconstruirme y ver las cosas desde otra perspectiva. Hoy quisiera agradecérselo tanto al equipo como al coach, pues he aprendido muchísimo de las críticas y eso me ha ayudado a mejorar cada día. De hecho, a partir de ese momento, tomé ejemplo de las correcciones e intenté realizar el resto del trabajo tal y como aparecía en ellas. Por eso, el resto del trabajo fue un mero trámite; y el resultado fue espectacular.

Una vez enviados los escritos, comenzamos con la preparación de las fases orales. Esta vez sin escapatoria me tocó ser oradora del Estado demandado junto con André del Solar. Al principio la idea me aterró, pero ahora estoy más que contenta y orgullosa de poder decir que me he enfrentado a Tribunales compuestos por expertos del Derecho y he defendido en una lengua extranjera a un Estado ficticio. Ha sido sin duda una de las experiencias más divertidas, y a la vez que más nervios me ha provocado (y alguna que otra lagrimilla). Mi compañero era excelente, y tomé su ejemplo para intentar acercarme lo máximo posible a su estilo de hacer el discurso.

En definitiva, han sido tres días tan intensos que han parecido una semana. Entre café y café hemos podido conocer a estudiantes de otras Universidades, donde me gustaría destacar a los equipos de UPF y ESADE: ¡sois lo más!, ojalá nos veamos pronto.

En efecto, hemos trabajado muy duro para llegar hasta aquí, y esta ha sido la recompensa:

  • Subcampeones de las Rondas Nacionales de España
  • Premio al Mejor Escrito de Demanda (Best Applicant Memorial)
  • Premio al Mejor Escrito de Contestación (Best Respondent Memorial)
  • Segundo Premio al Mejor Orador a André del Solar 

jessup-premios

No se puede estar más contenta, de verdad. Ha sido todo un honor para mí poder conoceros y trabajar con vosotros: Raúl Arribas, Jokin Beltrán de Lubiano, Miriam Ferradanes, Ana Olivares y André del Solar. Sé que el día de mañana seréis unos grandes profesionales, pero también que hoy sois unas grandes personas, y eso es lo que realmente cuenta. Me habéis hecho sentir cómoda de principio a fin, y esta experiencia sin vosotros no hubiera sido la misma. Todas mis felicitaciones.

Me metí en este proyecto porque me gusta el Derecho Internacional, pero salgo apasionada por el mundo del Moot Court. Es algo que recomiendo a todo el mundo, porque te hace crecer, aprender y desarrollarte tanto académica como profesionalmente. Gracias Pat por haberme insistido en que lo hiciera.

Y una vez más, y como siempre, darle las gracias al Prof. Carlos Espósito por haber apostado por mí de nuevo.