Mi experiencia en el Philip C. Jessup Moot Court Competition

Hace ya algunos meses que decidí presentarme para formar parte del equipo Jessup de la Universidad Autónoma de Madrid. No tenía todas conmigo, pero tras enviar el ensayo, rápidamente me llegó un correo confirmándome que iba a formar parte de una de las mejores experiencias que he vivido a lo largo de la carrera.

El Philip C. Jessup Moot Court Competition es una simulación de juicio ante la Corte Internacional de Justicia. En ella, dos equipos presentan dos oradores para defender cada una de las pretensiones de la parte demandante y demandada, respectivamente. En dicha competición se tratan cuestiones de relevancia y actualidad de Derecho Internacional Público. Este año, por ejemplo, el caso “The Sisters of the Sun” trataba temas como los acuíferos transnacionales, el Patrimonio de la Humanidad, los objetos culturales de los estados, y la posibilidad de pedir compensación por la acogida de refugiados.

No obstante, las Rondas Nacionales son sólo el final de un largo proceso que comenzó en septiembre, cuando el equipo tuvo que preparar los escritos de demanda y de contestación. Reconozco que al principio me sentí perdida, y aunque leía pilas de artículos y libros, me entró lo que comúnmente se denomina la fobia del folio en blanco. No obstante, con la ayuda de mis compañeros, algunos de los cuales ya estaban experimentados, empecé sin problema a escribir; aunque finalmente nuestro coach rehiciera prácticamente toda mi aportación, transformando el lenguaje en algo más del estilo “advocacy“. En este punto, me sentí muy mal, sentí que no estaba a la altura de mis compañeros, que no sumaba al equipo, sino todo lo contrario. Sentí que quizá no debía participar en las Rondas Orales porque eso de ser litigadora internacional “no era lo mío“.

Sin embargo, y una vez más gracias a mis compañeros, pude reconstruirme y ver las cosas desde otra perspectiva. Hoy quisiera agradecérselo tanto al equipo como al coach, pues he aprendido muchísimo de las críticas y eso me ha ayudado a mejorar cada día. De hecho, a partir de ese momento, tomé ejemplo de las correcciones e intenté realizar el resto del trabajo tal y como aparecía en ellas. Por eso, el resto del trabajo fue un mero trámite; y el resultado fue espectacular.

Una vez enviados los escritos, comenzamos con la preparación de las fases orales. Esta vez sin escapatoria me tocó ser oradora del Estado demandado junto con André del Solar. Al principio la idea me aterró, pero ahora estoy más que contenta y orgullosa de poder decir que me he enfrentado a Tribunales compuestos por expertos del Derecho y he defendido en una lengua extranjera a un Estado ficticio. Ha sido sin duda una de las experiencias más divertidas, y a la vez que más nervios me ha provocado (y alguna que otra lagrimilla). Mi compañero era excelente, y tomé su ejemplo para intentar acercarme lo máximo posible a su estilo de hacer el discurso.

En definitiva, han sido tres días tan intensos que han parecido una semana. Entre café y café hemos podido conocer a estudiantes de otras Universidades, donde me gustaría destacar a los equipos de UPF y ESADE: ¡sois lo más!, ojalá nos veamos pronto.

En efecto, hemos trabajado muy duro para llegar hasta aquí, y esta ha sido la recompensa:

  • Subcampeones de las Rondas Nacionales de España
  • Premio al Mejor Escrito de Demanda (Best Applicant Memorial)
  • Premio al Mejor Escrito de Contestación (Best Respondent Memorial)
  • Segundo Premio al Mejor Orador a André del Solar 

jessup-premios

No se puede estar más contenta, de verdad. Ha sido todo un honor para mí poder conoceros y trabajar con vosotros: Raúl Arribas, Jokin Beltrán de Lubiano, Miriam Ferradanes, Ana Olivares y André del Solar. Sé que el día de mañana seréis unos grandes profesionales, pero también que hoy sois unas grandes personas, y eso es lo que realmente cuenta. Me habéis hecho sentir cómoda de principio a fin, y esta experiencia sin vosotros no hubiera sido la misma. Todas mis felicitaciones.

Me metí en este proyecto porque me gusta el Derecho Internacional, pero salgo apasionada por el mundo del Moot Court. Es algo que recomiendo a todo el mundo, porque te hace crecer, aprender y desarrollarte tanto académica como profesionalmente. Gracias Pat por haberme insistido en que lo hiciera.

Y una vez más, y como siempre, darle las gracias al Prof. Carlos Espósito por haber apostado por mí de nuevo.

 

 

Reinventando el marco de la responsabilidad de la empresa multinacional como actor en la sociedad internacional

¿Dónde está la frontera entre la responsabilidad pública y privada en el ámbito de los Derechos Humanos?

Actualmente, asistimos a un cambio de paradigma en la manera de entender los Derechos Humanos. Ello no quiere decir que vayan a desaparecer o se vayan a convertir en otra cosa, sino que cada vez estamos más convencidos de la obsolescencia del modelo clásico nacido de las revoluciones francesa y norteamericana.

Dentro de la teoría general del Estado, G. Jellinek, a principios del siglo XX, plantea la caracterización de los Derechos Humanos como derechos públicos subjetivos. No obstante, hay ciertos hechos que parecen indicar que este modelo se queda corto. Algunos ejemplos reveladores son:

  • El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos habla no sólo de la titularidad de los medios de comunicación, sino también del derecho de los ciudadanos a recibir informaciones y opiniones. Este hecho contrasta con los medios de comunicación privados, entre los cuales, en principio, no hay censura, pero hay una confluencia de intereses demasiado cerrada como para que esos medios informen libremente. Google trasladó en 2010 su motor de búsqueda a Hong Kong para evitar la censura impuesta por el gobierno chino. No obstante, Cisco Systems ha sido acusado y afronta dos causas en el Distrito de Maryland y de California Norte por cooperación con el gobierno chino en la violación al derecho a la libertad ideológica, a la información y el secreto de las comunicaciones. Una demanda semejante se ha presentado contra Yahoo en el Distrito de Delaware. Es decir, se trata de medios libres, de empresas privadas; pero el ejercicio de la censura por parte de regímenes autoritarios no podría ser llevada a cabo sin su cooperación. Por tanto, en la frontera de lo público/privado hay un consorcio de intereses que sirve para imponer la censura.

En el momento en el que estos Derechos se definen, existen medios de comunicación libres. Sin embargo, en el mundo contemporáneo, con el bombardeo de informaciones, de facto sabemos que no somos receptores de una información libre y veraz. Por ejemplo, una encuesta publicada por el Washington Post reveló que el 70% de los ciudadanos estadounidenses estaban convencidos de que Saddam Husseim estaba implicado en los atentados de las Torres Gemelas. Cualquier periodista serio sabe que eso no es cierto, pero la campaña de la Casa Blanca para tratar de justificar la guerra de Irak sistemáticamente difundió esta información y ningún periódico se atrevió a rebatirlo. No es que haya censura, pero en la práctica no llegó la información veraz a los ciudadanos.

  • Industria militar. A partir de la guerra de la ex Yugoslavia, y más tarde, de manera masiva, en la guerra de Irak, ciertas acciones militares fueron privatizadas. Hay empresas que se ocupan de estas actividades, de tal manera que las acusaciones por genocidio no se pueden dirigir contra los Estados. En 2011, Guinea Ecuatorial firmó un contrato con MPRI, una empresa de servicios militares dirigida por los colaboradores de D. Rumsfeld -el que fue Secretario de Defensa de EEUU en la época de los extraorinary renditions-, asesor actual de Guinea para la mejora de su historial de Derechos Humanos. MPRI había tenido el veto del gobierno de EEUU para participar en contratos internacionales de este estilo, hasta que lo levantó G. W. Bush durante su presidencia.

Otros ejemplos son el acaparamiento de tierras, las prospecciones forzosas de las empresas petrolíferas y la violación del derecho de los pueblos indígenas a elegir su propio modelo de desarrollo. El hecho de que haya síntomas de que la manera de delimitar el papel del Estado y el de las empresas está cambiando, nos obliga a replantear el modelo clásico de Derechos Humanos. Avanzamos a saltos según se produce algo que despierta la atención pública y ésta considera que no debe volver a ocurrir. Pero… ¿de qué pasado hablamos cuando decimos que los Derechos Humanos son enmiendas al mismo?

Hay una tesis tradicional retomada por Habermas que sostiene que la historia del reflejo constitucional de los Derechos Humanos es una enmienda al pasado de los países. Así, se entiende que todos los refugiados quieran ir a Alemania: el reconocimiento del derecho al asilo en Alemania es más generoso que en otros estados europeos, dado el gran volumen de desplazados tras la Segunda Guerra Mundial. Ello explica también que la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano no incluyera el derecho a la vida. Los revolucionarios mataron a mucha gente, por lo que no pensaron en reconocer una circunstancia como ésta. Para ellos, los Derechos Humanos se sintetizan en tres: la libertad, la igualdad y la resistencia a la opresión. Por su parte, la Constitución alemana no reconoce los derechos de participación política. Existe una legislación electoral donde todos los alemanes tienen derecho al voto, pero cuando se redactó la Constitución los Aliados estaban ocupando Alemania, por lo que la soberanía no la detentaban los alemanes.

Esto es lo que actualmente se está quedando corto. El hecho de que Naciones Unidas haya aprobado los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos tras el informe Ruggie, muestra cómo se está tomando conciencia de esta problemática y está siendo traducida normativamente. Las nuevas perspectivas encuentran dos cauces teóricos principales en los que asentarse, a saber:

    1. Doctrina de la eficacia horizontal de los derechos fundamentales: no hace falta hacer un cambio en los derechos, sino en la manera en que entendemos cómo funcionan los mismos. Los derechos fundamentales no sólo deben ser los que regulen las relaciones individuo-estado, sino también las relaciones entre los propios particulares, lo que también atañe a las empresas. Esta tesis minoritaria puede respaldarse en algunos hitos destacables de la jurisprudencia constitucional alemana (1958) o de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (2003).
    2. Tesis de Amartya Sen. En términos económicos, se ha definido el desarrollo como el incremento del PIB. Pero si un país tiene un alto PIB y su sistema educativo y sanitario es deficiente, no debería dársele el nombre de país desarrollado. Así, la reformulación del concepto de desarrollo dio como resultado el Índice de Desarrollo Humano, que tiene en cuenta otras muchas variables. Sin embargo, todo esto nos obliga a cambiar nuestro concepto hacia otra nueva definición de desarrollo, consistente en el incremento de la capacidad de decisión de los individuos. Desde el punto de vista subjetivo, esto supone una ampliación de los márgenes de elección del individuo, tanto públicos como privados. En este sentido, el desarrollo avanza paralelamente sobre lo público y lo privado.

En la declaración del derecho al desarrollo aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1986, desarrollo es, por tanto, un concepto integral que supone el pleno disfrute de los derechos humanos y, como tal, es una responsabilidad conjunta de organizaciones públicas y privadas.

 

Extracto de la ponencia de I. Aymerich en el marco del curso de verano “La empresa como modo de innovación social: la promoción de los derechos humanos en el comercio internacional”

 

Curso de verano. La empresa como modo de innovación social: La promoción de los Derechos Humanos en el comercio internacional.

Durante los días 14 y 15 de julio la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), en colaboración con el Instituto de Gobernanza Democrática Globernance y en el marco del proyecto europeo Human Rights in Business, organizan el curso de verano La empresa como modo de innovación social: la promoción de los DDHH en el comercio internacional.

El mencionado curso cuenta con la dirección de dos grandes nombres del Derecho Internacional Público y Privado, con los que he tenido la grandísima suerte de compartir mis horas de trabajo:

Juan José Álvarez es Catedrático de Derecho Internacional Privado de la UPV, ha sido director académico del centro de la UNED en Bergara durante más de 10 años, y ha dirigido otros tantos cursos y conferencias nacionales e internacionales. Secretario General del Consejo Vasco del Movimiento Europeo de 2003 a 2010, desde éste último año es también Secretario de Globernance, y como tal, coordinador del proyecto HRs in Business. Es además miembro del Comité Académico del Observatorio Jurídico transfronterizo hispano-francés.

Katerina Yiannibas es Profesora de Derecho Internacional Público y Privado en la Universidad de Deusto. Su área principal de investigación es la resolución de conflictos internacionales; en particular, los métodos alternativos de resolución de conflictos, arbitraje, mediación, conciliación y negociación. Es miembro del New York State Bar y mediadora certificada. Ganó el premio Harlan Fiske Stone mientras cursó su Doctorado en la Universidad de Columbia. Es la Project Manager de HRs in Business.

Los principales objetivos del curso son, fundamentalmente, reflexionar y debatir constructiva y transversalmente sobre la controversia actual en torno a la responsabilidad corporativa de las empresas y su relación con los DDHH, sensibilizando e involucrando a los diversos stakeholders -juristas, empresarios, abogados, trabajadores, ONGs, estudiantes, etc.-. De esta manera, se tratará de reinventar y redefinir el alcance de la empresa como modo de innovación social y económica considerando, sobre todo, el papel de las PYMEs en el marco internacional. Por último, se pondrán sobre la mesa los distintos desafíos jurídico-técnicos, económicos y éticos actuales, y se harán las propuestas concernientes a sus posibles soluciones.

Es, por tanto, una oportunidad no sólo para profesionales y/o académicos relacionados con el Derecho o la Administración y Dirección de Empresas, sino también para aquellas ONGs, miembros de asociaciones estudiantiles o público en general que esté interesado en la materia de DDHH.

Como plato fuerte del programa del curso cabe destacar, de entre todas las actividades, el Debate abierto social: las consecuencias sociales del TTIP, continuando así con una de las últimas conferencias que se desarrollaron en el marco del proyecto paralelo, European Dialogues. Maria Carmen Gallastegi (Catedrática de Teoría Económica, UPV/EHU), José Ramón Mariño Castro (Economista, Comisión Nacional del TTIP de ATTAC) y Pablo Paisan Ruiz (Abogado, Cuatrecasas, Gonçalves Pereira) serán los encargados de liderar este debate, cuya temática es controvertida a la par que sumamente actual.

Para matricularse en el curso, ver aquí el formulario y las tarifas.

Personalmente, como parte indirectamente implicada en el proyecto HRs in Business, creo que el Curso de Verano es una manera muy dinámica de abordar los resultados de profundas investigaciones que se llevan desarrollando desde septiembre de 2014 por múltiples investigadores de distintas Universidades europeas. Tanto en materia de Derecho Internacional Privado (jurisdicción, mecanismos extra-judiciales de resolución de conflictos y ley aplicable), como de Derecho Internacional Público (responsabilidad internacional de las empresas transnacionales y standards of care) se ha abierto un nuevo horizonte donde el cuestionamiento del desarrollo legislativo europeo es la principal línea de acción. Ahora comienza una etapa de implementación donde la meta es conseguir  que hablar de Derechos Humanos y responsabilidad extracontractual de las empresas no sea algo ajeno a la sociedad civil. Cada vez hay más trabajadores de grandes empresas multinacionales que desconocen la tutela judicial efectiva que les asiste en caso de violación de sus Derechos Humanos.